19 de nov. 2017

representació teatral GAT



Els companys del Grup Artístic Teatral (GAT) – i entre ells, la nostra companya Juani Torio -representaran el proper dissabte, 25 de novembre l’obra PELS PÈLS,  de Paul Pörtner.

Els podreu veure a partir de les 21 hores al Teatre Ateneu de Cerdanyola del Vallès (carrer indústria, 38-40)

FICHA:

Direcció: Lluís Tusell

Intèrprets: Alicia Marco, Bea Garcia, Emilia Tordera, Gisela Romero, Toni Vidal, Francesc Vilaró, Eduard Llorens, Lluís Grau, Nicolás Romero, Joan Carles Chordà, Elisenda Peris de Surroca i Juani Torio


'Pels pèls' és una obra de teatre poc convencional, una comèdia, un thriller i un reality show, barrejats. 'Pels pèls' és la història d'un assassinat, comès en una perruqueria, que implica els seus sis protagonistes;  el perruquer, la seva ajudant i els quatre clients. I per resoldre el cas, el públic juga un paper actiu, ajudant a trobar el culpable.  La força de l'obra resideix en la improvisació dels actors i la seva interrelació amb el públic, que es converteix en un personatge actiu.

18 de nov. 2017

exposició lita cabellut


Avui, els de Vespres Literaris, hem anat a visitar l’exposició “Retrospective” de Lita Cabellut,  als Espais Volart de la Fundació Vila Casas. Es pot visitar fins al 27 de maig del 2018, de dilluns a dissabte de 11 a 14 y de 17 a 20:30 hores. No us la perdeu!!!!



“Retrospective” reuneix obres dels darrers anys organitzades en algunes sèries compreses entre els anys 2008 i 2017 com “Flower installations” (2016-17),  “Disturbance” (2015),  “Blind mirror” (2015),  “Tempus & divine” (2015), “Black tulip” (2014),  “White silenci” (2014) , “Dried tear” (2013),  “After the show” (2012),  “Camaron” (2011),  “Memories wrapped in gold paper” (2012), “Coco” (2011), “Frida” (2011), “Madness and reason” (2010), “Installation” (2010), “State or grace” (2010),  “Country life” (2009), “Ethics” (2017) i  “Dillusion” (2008).




Nota del full de sala:
La belleza es el origen de todo lo que conmueve,
 lo más puro y profundo; también lo más duro porque duele,
del mismo modo que duele criar. Es amor.
Como un beso crudo. Y la inteligencia son sus ojos.

“Lita Cabellut (Sariñena, 1961) és una artista l’obra de la qual depassa els límits de la pintura convencional. Determinada, lliure, de caràcter fort i apassionada, Cabellut defensa una pintura desvinculada de les directrius que marquen el mercat artístic. Per ella l’art ha d’estar per sobre de tot això i l’artista ha de ser totalment lliure perquè només d’aquesta manera es pot aconseguir l’art per l’art.

Es confessa una privilegiada en el sentit que ha pogut consagrar la seva vida a allò que més la commou, l’emociona i li interessa, que és la bellesa, i allò que considera que millor representa aquesta bellesa és l’ésser humà i el seu cos. Però no per aquest motiu defuig la lletjor, l’una no seria possible sense l’altra, i és en aquest punt que trobem la primera de les moltes dualitats que es donen en la seva obra.

I la següent confrontació de dualitats de què cal parlar per endinsar-nos en el seu univers creatiu és, sense cap mena de dubte, aquella que contraposa l’exploració de l’ànima i el cos de l’ésser humà, allò que hi ha a l’interior i allò que hi ha a l’exterior, allò immaterial i allò material. Lita retrata el cos humà, que la captiva en totes les seves presències però també cultiva el retrat psicològic.

La seva principal preocupació és la diversitat, allò que ens fa diferents i, per tant —i aquí una nova dualitat—, la singularitat de la diversitat. La seva especialitat és la gent solitària i marginal, fet que es fa palès en les diverses sèries que integren aquesta exposició i entre les quals destaquem “Disturbance” de 2015 o “Memories wrapped in gold paper” de 2012, que enllaça al mateix temps amb un altre element recurrent en les seves reflexions: la dona i, més enllà de la reflexió purament de gènere, la dona maltractada.



Per la seva condició de dona, així com per les seves circumstàncies vitals, Cabellut defensa la seva profunda connexió amb el gènere femení, fet pel qual gran part de la seva obra gira al voltant de la condició de gènere.  Així Lita reflexiona sobre el sentiment de la dona després d’haver sofert el menyspreu d’altri o d’haver estat sotmesa a maltractaments i la perdurabilitat d’aquest dolor. Cabellut defensa que l’artista ha de donar testimoni d’aquestes realitats com una forma d’estar a la vora de qui les pateix.

Es declara una enamorada de Rembrandt, Goya, Ribera i Velázquez però en la seva obra també traspua l’estudi d’altres grans mestres de la pintura com Dürer, Rubens, Zurbarán, Van der Weyden, Rafael o Ticià. I heus aquí una nova dualitat de Lita Cabellut, i és que a aquest profund coneixement dels grans de la història de l’art, a unes composicions acurades i clàssiques i a un tractament academicista del dibuix, se suma una factura impulsiva i instintiva. En aquest sentit Daniel Giralt-Miracle parla d’un modus operandi que recorda l’action painting de Pollock, que no té en compte condicionants de cap tipus i que es regeix per unes energies internes personals.

Treballa amb llenços de grans dimensions i amb una paleta del tot estudiada i personal, i és que els seus colors,  com la seva obra,  són intensos i temperamentals,  així com el tractament de la factura,  matèrica i voluptuosa.  Cal destacar que,  tot i que també fa servir l’oli,  moltes de les seves pintures estan realitzades amb la tècnica de la pintura al fresc.

Lita Cabellut és una artista fèrtil,  amb una abundosa obra que s’ha anat nodrint des que tenia només 15 anys i va descobrir la pintura al Museu del Prado de la mà de la seva família adoptiva. En aquesta exposició presentem una mostra que resumeix els darrers 10 anys de creació d’aquesta artista d’origen aragonès, crescuda a Barcelona i establerta a la Haia. Un recorregut,  doncs,  per algunes de les sèries més significatives que han acompanyat les reflexions d’una de les artistes més significatives del panorama artístic internacional contemporani.”







17 de nov. 2017

novetat editorial

Albert  Camus , María Casares
Correspondance (1944-1959)
Édition de Béatrice Vaillant. Avant-propos de                        Catherine Camus
Gallimard, 11/2017


El 19 de març de 1944, Albert Camus i Maria Casares es van conèixer en casa de l’escriptor Michel Leiris.  Ell tenia trenta anys i ja avia publicat la novel·la que li havia donat a conèixer, “L’estranger”  ella era filla d'un republicà espanyol a l'exili (Santiago Casares Quiroga,ministre i primer ministre de la Segona República), i tenia vint-i-anys. Casares va començar la seva carrera d’actriu el 1942 al Theater des Mathurins, quan Albert Camus  publicava L’estranger a  Gallimard.  L'escriptor vivia sol a París i la seva dona Francine, mestra, a Orà. La matinada del sis de juny de 1944, data del famós dia D, es converteixen en amants. Això és només el preludi d'una gran història d'amor, que tindrà el seu inici real l’any 1948.

Fins la mort accidental de l'escriptor, al gener de 1960, Albert i Maria mai van deixar d'escriure. Creuar la seva correspondència revela quina era la intensitat de la seva relació.


 "Quan estimem a algú, encara l'estimem", va dir María Casares després de la mort d'Albert Camus; "Quan una vegada, no estem sols, mai no estem sols".

16 de nov. 2017

cervantes 2017

el escritor nicaragüense Sergio Ramírez, Premio Cervantes 2017
“El venerable Lada había pasado del azul celeste al azul de Prusia al salir del taller donde operaron milagros en la carrocería,  agujereada por las balas en el atentado de tantos años atrás, donde perdiera la vida Lord Dixon.  Dichosamente el motor no sufrió los impactos, y aquel viernes de agosto el valiente carrito enfilaba airoso hacia el sur por la carretera a Masaya,  al volante el inspector Dolores Morales. Las estructuras metálicas de los árboles de la vida mandados a sembrar por la primera dama poblaban el camellón central y los espaldones de la carretera formando un bosque inmenso y extraño, los arabescos de sus follajes amarillo huevo, azul cobalto, rojo fucsia, verde esmeralda, violeta genciana, rosa mexicano y rosado persa alzándose entre la maraña de rótulos comerciales.  Siguiendo las indicaciones del mapa que llevaba en el asiento de al lado,  tomó hacia el oeste por la pista Jean Paul Genie en la rotonda de Galerías Santo Domingo,  y luego, a la altura del Club Terraza,  enrumbó otra vez al sur por el antiguo camino de Las Viudas,  dejando atrás el hotel Barceló y el colegio Centroamérica de los jesuitas.  El camino,  ahora pavimentado pero en malas condiciones, ascendía serpenteando hacia las primeras estribaciones de la sierra de Managua.  Poco antes de alcanzar el reparto Intermezzo del Bosque se abría una trocha destinada a ser pronto una carretera en toda regla, marcada en el mapa con una gruesa línea roja: unos cinco kilómetros más de recorrido entre árboles añosos derribados por las motosierras encima de los despojos de los viejos cafetales, también arrasados de raíz, cedros, genízaros,  guanacastes y caobos que mostraban sus muñones rojizos.  Las aplanadoras emparejaban terrazas donde iban a alzarse mansiones amuralladas,  y no era difícil advertir que los corrales, las pulperías y las viviendas de bajareque que aún se asomaban a la trocha estaban destinados a desaparecer ante el avance triunfal de las orugas de los tractores.  Una equis señalaba en el mapa el punto de destino.  Al lado del portón de acceso había una garita con vidrios a prueba de balas,  y junto a la garita un jeep Wrangler con dos hombres a bordo,  uno al volante, y al lado otro que cargaba una ametralladora Uzi como quien acuna una muñeca;  uno más dentro de la garita,  y dos frente al portón.  No alcanzaban a disimular su catadura de muchachos de barriada a pesar de sus trajes grises color rata y las corbatas de poliéster bien anudadas en los cuellos tiesos de almidón,  que debían escocerles la piel.  Usaban,  además,  los mismos zapatos,  tan pesados como si fueran ortopédicos.  El que parecía ser el jefe descendió del jeep,  y con un movimiento giratorio de la mano le indicó que bajara el vidrio de la ventanilla.  La manigueta no funcionaba,  así que el inspector Morales procedió a abrir la puerta, y entonces entró el ruido de las podadoras, empecinadas en rasurar la grama de los extensos campos al otro lado del muro,  y junto con el ruido el olor a la savia de los tallos aventados en lluvia menuda.  El hombre usaba anteojos oscuros de un tinte impenetrable.  Llevaba el pelo rasurado al rape, y detrás de la oreja la serpentina del audífono.  Bajo el faldón del saco se entreveía la pistola automática enfundada en una cartuchera de nailon. El agente Smith de The Matrix en persona.  Le pidió la cédula de identidad con seca cortesía,  la fotografió usando su teléfono celular,  y,  luego de devolvérsela, él mismo le adhirió en la pechera de la camisa,  del lado del corazón,  un sticker con unos círculos concéntricos. Era la contraseña del día para los visitantes,  pero más parecía una diana para guiar la puntería. El de la garita recibió la orden de activar el portón eléctrico, que se descorrió sin ruido, y el Wrangler se puso en marcha delante del Lada.  Todo era como en los torneos de golf de la televisión por cable en que jugaba Tiger Woods: suaves colinas perdiéndose en la distancia, la grama como un paño de billar salpicada de árboles trasplantados con grúas;  y bajo el sol de aquella mañana de agosto,  una laguna artificial que espejeaba a lo lejos.  El asfalto de la vereda era suave como la seda,  y las llantas del Lada siseaban apenas al deslizarse a la velocidad impuesta por el Wrangler,  mientras los aspersores regaban sobre los prados finas cortinas de agua irisadas.  Hasta el cielo terso y sereno,  con sus nubes lejanas e inofensivas de tarjeta postal, parecía pertenecer a un país extranjero.  El Wrangler se detuvo al lado de un rótulo que señalaba el estacionamiento de visitantes, y el agente Smith le indicó el lugar donde debía dejar el vehículo,  aunque la playa de asfalto se hallaba desierta.  El inspector Morales bajó, asentando primero la contera de su bastón. Había engordado y lo usaba para ayudarse a aliviar los crecientes dolores en la cadera del lado de la prótesis. Con la misma seca cortesía de antes,  el agente Smith le pidió que abriera el cartapacio,  y luego lo hizo extender los brazos y separar las piernas para cachearlo,  el bastón al aire en su mano izquierda,  el cartapacio en la derecha.  Por fin dio con el revólver 38 de nariz corta, que seguía llevando en el tahalí sujeto con una cremallera adhesiva al tobillo artificial.  El agente Smith entregó el revólver con todo y tahalí a uno de sus subalternos,  quien lo depositó en una bolsa transparente, y le entregó un tiquete de resguardo.  Entonces apareció un carrito de golf adornado con una banderola en el cabo de la flexible antena de radio.  El inspector Morales se acomodó al lado del conductor,  tan silencioso como todos los demás.  Hasta ahora sólo el agente Smith, sentado atrás,  le había dirigido unas cuantas palabras, las precisas.  Las únicas voces eran las que resonaban, urgidas y embulladas, en el aparato de radio instalado debajo del timón. La mansión de ventanales defendidos por parasoles a rayas verdes y blancas, que se alzaba entre palmeras reales en una terraza elevada, se abría en dos alas y parecía un hotel de recreo,  sólo que desierto de huéspedes.  A un lado, dentro de un círculo marcado sobre una plataforma de concreto,  reposaba un helicóptero Bell, blanco y azul.  El viento que llegaba de la espesa arboleda detrás de la mansión estremecía las aspas sin lograr moverlas. Un mayordomo, vestido como el padrino de una boda, lo guio por una galería desde la que se podía ver un jardín entre cuyos macizos se abría un sendero de lajas, y llegados a una sala discretamente alumbrada lo dejó solo. Los sofás,  que olían de lejos a cuero vacuno,  rodeaban una imponente mesa de vidrio cargada de libros de arte.  El inspector Morales se arrellanó en uno de los sofás,  tan mullido que le dieron ganas de no volver a levantarse de allí.  En los cuatro costados de las paredes colgaban cuadros de enorme formato.  Eran ojos. Solos o en pares. Unos muy abiertos, como si mostraran asombro,  otros que miraban alertas, como si escrutaran al visitante y fueran capaces de seguir sus pasos;  y en el que tenía de frente, uno de los dos ojos se cerraba en un guiño pícaro. Todos en negro sobre fondo blanco, trabajados al detalle, tanto que podrían tomarse por fotografías. Pero había uno que vertía una lágrima roja, la única nota de color en todo el conjunto.  Detrás de una puerta corrediza de vidrio, un camarero de chaqueta roja, corbatín y guantes blancos arreglaba la mesa del desayuno dispuesta para dos personas.  Sus pasos no se oían, y tampoco las piezas de la vajilla ni los cubiertos producían ningún ruido al ser colocados.  El reino de los ricos es el silencio,  pensó,  las manos apoyadas en el pomo del bastón. “

Ya nadie llora por mí
Sergio Ramírez
Alfaguara, octubre 2017

Pág. 19-22

last rose of summer



“El señor Franklin y yo aguardamos para ver qué sucedía a continuación. El sargento permaneció junto a la ventana, mirando al exterior con las manos en los bolsillos y silbando para sí mismo la melodía de "La última rosa del verano". Más adelante descubriría que solo olvidaba sus buenos modales en ese acto de ponerse a silbar, que era precisamente cuando su cerebro trabajaba intensamente, avanzando paso a paso hacía una conclusión. En tales ocasiones, era evidente, "La última rosa del verano" era una ayuda y un estímulo. Supongo que se adecuaba perfectamente a su carácter. Le recordaría, digo yo, sus rosas favoritas, y cuando él la silbaba se convertía en la melodía más melancólica que pueda imaginarse”

La piedra lunar
Wilkie Collins
Navona, Barcelona, 2016
pág.133


LA ÚLTIMA ROSA DEL VERANO

Es la última rosa del verano,
que solitaria queda floreciendo;
Todas sus adorables compañeras
Han marchitado y se han ido;
No hay flor de su linaje,
No hay capullo cercano,
Que reflejen su rubor,
O devuelvan suspiro por suspiro.

No dejaré que tú, ¡solitaria!
Languidezcas en el tallo;
Ya que las adorables duermen,
Ve tú a dormir con ellas.
Así yo esparciré, suavemente,
Tus hojas sobre el lecho,
Donde tus compañeras de jardín,
Yacen sin perfume y muertas.

Tan pronto como pueda seguirte,
Cuando las amistades decaigan,
Y desde el círculo brillante del amor,
Las gemas caigan alejadas.
Cuando los corazones sinceros yazcan marchitos,
Y los bondadosos hayan volado,
¡Oh! ¿Quién habitaría
Este mundo sombrío en soledad?


Thomas Moore (1779 - 1852) fue un poeta,  cantante y compositor irlandés, recordado por las letras de " The Minstrel Boy " y " The Last Rose of Summer”. Entre 1806 y 1807 escribió las letras de una serie de canciones irlandesas,  John Andrew Stevenson como arreglista de la música. Fueron publicados originalmente en diez volúmenes y un suplemento entre 1808 y 1834.


Moore se hizo famoso por estas Irish Melodies, que fueron enormemente populares.


15 de nov. 2017

escriure novel·la policíaca



Com escric novel·la policíaca
Andreu Martín i Farrero
260 pàgines
Pagès editors, gener 2017

Andreu Martín, un dels màxims representants de la novel·la negra catalana,  reflexiona en aquest assaig sobre els secrets que s'amaguen sobre el gènere negre.  El text és una excel·lent guia per escriure textos negres.  Es tracta d'una eina vàlida adreçada no tan sols a aquells autors novells que vulguin convertir-se en experts del gènere, sinó també als crítics,  periodistes o lectors que vulguin entendre les claus del gènere.

14 de nov. 2017

la novel·la negra i policíaca en llengua catalana

per Àlex Martín Escribà

“La recepció i divulgació de la novel·la negra i policíaca en llengua catalana ha anat quallant de mica en mica. Catalogada com a subliteratura i desvinculada del gènere novel·lístic en majúscula, bona part de la tradició fins ben entrada la dècada dels setanta va ser la consideració d’un gènere popular i en forma de traduccions.  Actualment,  però,  gaudeix d’una excel·lent producció i,  àdhuc,  podem parlar d’una certa tradició i consolidació.

Si ens atenem a l’ordre cronològic,  podem considerar el naixement del gènere negre i policíac a casa nostra a partir de l’aparició l’any 1908 de Les aventures de Sherlock Holmes,  amb més d’una trentena de títols i magnífiques cobertes de Joan G. Junceda, autor que recordarem també per la creació dels gràfics, l’any 1911,  de la famosa figura de Bolavà, un detectiu eixerit.  D’altra banda, s ’hi fan traduccions: Carles Riba tradueix Edgar Allan Poe (Els crims del carrer Morgue, Editorial Catalana, 1918, i també alguns dels seus contes terrorífics), mentre que la revista Llegiu-me publicarà alguns relats curts d’Ellery Queen.

Alguns anys més tard tenim ja la publicació de relats i novel·les,  això sí,  de caire paròdic i imitatiu: L’assassí i el seu compliç (1924), de Jacint M. Mustieles;  La meva mort (1924), de M. Poal-Aregal;  El misteri del bosc d’Aubac (1926),  de Jaume Roig Solana, o  Com vaig assassinar a Georgina (1930), de Domènec Guansé,  en serien bons paradigmes. Destaquem les aportacions esporàdiques d’autors de culte: en primer lloc, Cèsar August Jordana, que va escriure l’any 1927 l’obra  El collar de la Núria,  una novel·la policíaca a l’ús que gira entorn de la desaparició d’aquesta joia, i tanca la paròdica Crim (1936), de Mercè Rodoreda, rebutjada posteriorment per l’autora.  Des del punt de vista històric cal convenir que en el moment en què una obra parodia un gènere és perquè aquest està consolidat.  De fet,  la paròdia és un indicatiu de la presència i popularitat de la narrativa detectivesca.  Amb la seva obra,  per tant,  quedava clar que el camí seguit pel relat policíac a Catalunya no tenia gaire diferència amb el d’altres cultures pel que fa a la recepció i conreu d’aquesta mena de literatura.  Ara bé,  com hem dit abans,  els problemes vindran donats per la manca de continuïtat d’aquest corrent cap a la normalitat cultural.

Dins d’aquesta penombra inicial, tres llums van destacar en la negra postguerra franquista. La primera es deu a Rafael Tasis i Marca (1906-1966),  amb la publicació d’una trilogia –La Bíblia valenciana (1955), És hora de plegar (1956) i Un crim al Paralelo (1960)–, protagonitzada per dos personatges serials: el comissari Jaume Vilagut i el periodista Francesc Caldés. Tot i la vessant enigmàtica que planteja l’autor al llarg de la trilogia, l’interès de la novel·lística de Tasis resideix almenys en dos aspectes: el primer, el valor sociològic, històric, i com no, estilístic, que ofereix a les seves novel·les tot un testimoni del que havia estat la Barcelona del seu temps.  El segon, la consolidació de la novel·la policíaca en català cap a un tipus de narrativa en la qual es comencen a tenir en compte –més enllà dels elements d’intriga- aspectes d’ordre social o,  si es vol,  plantejaments ideològics que transcendeixen molt més enllà de la literatura de pur entreteniment. De manera més esporàdica cal citar la figura de Maria Aurèlia Capmany,  que aporta dues novel·les ben interessants: Traduït de l’americà (1959), i, ja ben entrada la dècada dels setanta, El jaqué de la democràcia (1972). De la mà del prolífic Manuel de Pedrolo ens arribaria la llum definitiva. L’amistat i el mestratge que Tasis va exercir sobre ell i el contacte amb Ferran Canyameres a l’editorial Albor van despertar l’entusiasme de l’escriptor lleidatà per conrear aquest tipus d’escriptura.  La introducció del model nord-americà dels Estats Units,  més preocupat per reflectir una realitat i una denúncia social que no pas per resoldre un simple trencaclosques,  va interessar de bon grat un autor com Pedrolo,  sempre preocupat per les experiències humanes i per reflectir l’home del seu temps. D’aquí s’explica l’aparició de títols com Es vessa una sang fàcil (1954),  L’inspector fa tard (1960),  Joc brut (1965) o Mossegar-se la cua (1968),  en què les situacions complexes, la moralitat i l’opressió dels personatges són algunes de les constants més destacades.

A més de la seva producció original, un dels grans detonants per al gènere en català va ser la creació de col·leccions durant la dècada dels seixanta. En primer lloc, i per ordre d’importància, “La Cua de Palla”, d’Edicions 62, dirigida i seleccionada per Pedrolo,  va fer que la novel·la negra,  policíaca i d’espionatge comencés a tenir una presència activa al nostre país: Hammett, Chandler, Mc Coy, Cain, MacDonald, entre els americans, i Simenon, Le Breton, Very i Dürrenmat, entre els europeus.  Sota aquest aixopluc n’apareixen d’altres: Aymà Editors publica la col·lecció “Enjòlit” l’any 1964-65 i decideix publicar fins a nou aventures d’Ian Fleming (James Bond) i autors d’espionatge: Eric Ambler, Julian Semiònov, Len Deighton, entre d’altres. A la vegada, l’editorial Molino publicà en una col·lecció fugaç anomenada “L’Interrogant”, amb quatre novel·les d’Agatha Christie en català: L’assassinat de Roger Ackroyd,  Assassinat a l’Orient Express,  Sang a la piscina i Un gat al colomar.  Malgrat l’intent de captar lectors i d’introduir un gènere popular i atraient,  totes van haver de plegar després d’una dedicació amb totes les implicacions.

Caldria,  doncs, esperar fins a la dècada dels setanta i vuitanta perquè hi comencés a haver una certa tradició. A partir d’aquell moment la repressió es comença a fer més lleugera i sorgeix la primera generació d’escriptors de novel·la negra en català.  En aquest sentit,  l’aparició d’una figura senyera com va ser la de Jaume Fuster i la seva publicació De mica en mica s’omple la pica (1972) va engegar un maquinària que ja no tindria aturador. El seu coneixement del gènere –n’era tot un especialista–, els seus jocs intertextuals i homenatges (Tarda, Sessió contínua, 3,45) van ser les peces d’engranatge que van unir totes les generacions anteriors i posteriors del gènere negre en català. Treballador incansable,  jugador compulsiu i defensor de la literatura de gènere, va obrir a poc a poc un camí fins a un moment inèdit en la literatura catalana. Fuster tingué alguns franctiradors interessants que l’acompanyaren: Ramon Planes amb Crim del carrer Tuset (1973); Núria Mínguez amb Una casa a les tres Torres (1974); Lluís Utrilla amb Una llosa de marbre negre (1974), i Llorenç Sant Marc amb El pacte de Lausana (1979), La mort del Benefactor (1981) i Els comptes clars (1984) s’apropen al gènere.

El mèrit de tot aquest treball previ es va començar a recollir durant la dècada dels vuitanta. “Seleccions de La Cua de Palla” tornava al mercat sense fer fallida sota el comandament de Xavier Coma i amb criteris ben diferents: publicar només autors nord-americans.  Un any després,  Fuster torna a seduir els lectors amb les aventures d’Enric Vidal amb La corona valenciana (1982), i, sobretot, amb el col·lectiu Ofèlia Dracs i l’aventura que va suposar Negra i consentida (1983),  que va engrescar-ne molts a continuar pels camins de la novel·la negra i policíaca. A noms com els de Maria-Antònia Oliver,  Antoni Serra,  Margarida Aritzeta,  s’hi van afegir els de Josep Maria Palau i Camps,  Guillem Frontera,  Joan Bohigues, Albert Draper,  Llorenç Capellà,  Isabel Clara-Simó,  Damià Borràs,  Josep Lluís Seguí,  Ferran Torrent,  Magí Roselló,  Jordi Viader,  Miquel Porter,  Xavier Moret,  Xavier Borràs,  Assumpció Maresma... Alguns participarien en la citada col·lecció,  que combinava la publicació d’autors catalans amb estrangers.  Precisament aquesta delataria Andreu Martín i el faria un dels autors més interessants,  prolífics i longeus que hi ha hagut i que encara tenim en la història del gènere a casa nostra.



Sota l’auspici d’aquesta bonança de circumstàncies, els anys vuitanta i noranta van suposar, doncs,  el primer moment cabdal pel que fa a la presència de llibres de gènere negre en català. Mentre la primera dècada va anar incorporant noms, també van assumir un paper decisiu les col·leccions de narrativa i misteri,  que es van multiplicar en aquell moment,  com ara “La maleïda”, de l’editorial Pirene; “Barcelona, màxima discreció”, de Timun Mas, o “El laberint de paper”, de l’editorial Empúries, entre d’altres.  Durant la segona dècada,  la dels noranta,  es produeix una davallada,  motivada en part per la producció:  les nombroses ressenyes i l’oferta de llibres van superar amb escreix allò que el mercat i el lector podien absorbir.  La crisi tàcita es va anar fent explícita a mesura que avançàvem en els darrers anys de segle. Tancament de col·leccions o manca de ressò mediàtic dels autors eren alguns dels motius per consignar una davallada considerable respecte a l’eufòria anterior.

I és així com arribem al nou mil·leni i a l’espectacular ressò del gènere negre i policíac en l’actualitat.  Aquests darrers anys són els més reeixits i prolífics que es coneixen pel que fa a la novel·la negra i policíaca en català.  Bona prova del que dic resta en evidència no només amb una extensa nòmina d’autors que cobreixen amb escreix gairebé tota la geografia dels Països Catalans:  barcelonins, encapçalats per Andreu Martín i seguits per Teresa Solana, Jordi de Manuel, Xavier Bosch, Lluís Llort, Sebastià Jovani, Pau Vidal, Marc Pastor, Jaume Benavente, Rafael Vallbona; lleidatans: Pep Coll, Ramon Usall, Joan Francesc Dalmau; gironins: Agustí Vehí, Josep Torrent, i tarragonins: Jordi Cervera, Salvador Balcells, Jordi Pijoan, entre molts altres.  Sortint del Principat, des de Mallorca –indret sempre molt prolífic pel que fa al gènere negre i policíac: Sebastià Bennasar, Miquel Vicens, Àlex Volney; València, amb una llarga llista d’autors: Xavier Aliaga, Vicent Usó, Juli Alandes, Andrea Robles, Albert Hernández, i ja de la zona transfronterera, on destaca l’andorrà Albert Villaró.

A la llarga llista de noms cal sumar-hi la presència d’editorials que sense tenir una col·lecció específica del gènere n’han publicat alguna novel·la, l’aparició de premis (Ferran Canyameres, Crims de Tinta),  la publicació fins avui d’assajos al voltant de la qüestió (Catalana i criminal: La novel·la detectivesca del segle XX, Pot semblar un accident: la novel·la negra i la transformació dels Països Catalans (1999-2010), Negra i mallorquina: Orígens i evolució de la novel·la policíaca a Mallorca, La cua de palla: retrat en groc i negre), i la tornada de col·leccions específiques (com el cas de “La Negra” o de la citada “La Cua de Palla”), que han aprofitat el prestigi que havien tingut en dècades anteriors per tornar el mercat. D’altres han aparegut per primera vegada al mercat, com ara “Crims.cat”, que publica autors catalans combinats amb estrangers. Altres aportacions interessants són la creació de noves formes de difusió, propiciades en primer lloc per Internet, que crea contínuament eines per a la comunicació i la difusió,  així com també centres especialitzats com la Biblioteca La Bòbila,  nascuda l’any 1999 a l’Hospitalet de Llobregat,  que es dedica a difondre i promoure el gènere negre i policíac amb un fons especialitzat,  o la presència de Negra i Criminal,  una llibreria especialitzada en el gènere.


Així, doncs, aquesta panoràmica actual,  a desgrat de la brevetat de l’escrit,  resulta ben captivadora tant pel que fa al nombre d’autors com per l’interès d’introduir aquest tipus de narrativa. Unes dades ben engrescadores i optimistes que ens permeten parlar ja d’una cert símptoma de normalització de la nostra producció del gènere negre i policíac.”

13 de nov. 2017

Adaptacions cinematogràfiques de l’obra de Wilkie Collins



The Moonstone (1915) de Frank Hall Crane.
Adaptació muda de la coneguda novel·la "La Pedra Lunar",  protagonitzada per Eugene O'Brien, Elaine Hammerstein, William Roselle, Ruth Finley i Edmund Mortimer.

The woman in withe (1917) d'Ernest C. Warde.
En el període mut es van realitzar diverses adaptacions del text gòtic "La dama de blanc". Aquesta està protagonitzada per Florence La Badie, Wayne Arey, Richard Neill, Arthur Bauer i Gertrude Dallas.

The woman in withe (1929) d'Herbert Wilcox.
Una altra adaptació muda , amb Blance Sweet en el doble paper de Laura Fairlie i Anne Catherick, Haddon Mason com Walter Hartwright, Cecil Humphreys com Sir Percival Glyde, Louise Prussing com Marian, i Frank Perfitt com el Comte Fosco.

The moonstone (1934) de Reginald Baker.
Amb Charles Irwin, David Manners, John Davidson i Phyllis Barry.

Crimes at the dark house (1940) de George King.
Producció britànica que adapta "La dama de Blanc",  amb Sylvia Marriott, Tod Slaughter, Geoffrey Wardwell, Hilary Eaves i ha Petrie.

La dona de blanc (1948) de Peter Godfrey.



Eleanor Parker encarna Laura i a Anne Catherick, Gig Young a Walter Hartright, Alexis Smith a Marian, John Emery a Sir Percival, Sydney Greenstreet al comte Fosco i Agnes Moorehead a la comtessa.

The moonstone (1972) de Paddy Russell.
Minisèrie de la televisió britànica de cinc episodis, amb John Welsh, Colin Baker, Robin Ellis, Anna Cropper, Kathleen Byron i Derek Chafer.

La dona de blanc (1982) de John Bruce.
Sèrie de cinc episodis produïda per la BBC.

La pedra lunar (1996) de Robert Bierman.
Telefilm protagonitzat per Greg Wise, Keeley Hawes, Antony Sher i Terrence Hardiman

La dona de blanc (1997) de Tim Fywell.
Telefilm britànic . Està protagonitzat per Justine Waddell com Laura Fairlie, Susan Vidler com Anne Catherick, Tara Fitzgerald com Marian, James Wilby com Percival Glyde, John Standing com Walter Hartright i Simon Callow com el Comte Fosco.

Basil (1998) de Radha Bharadwaj.

Christian Slater, Jared Leto, Claire Forlani i Derek Jacobi són alguns dels intèrprets de "Basil", drama victorià sobre un jove aristòcrata enamorat d'una noia d'origen humil.

12 de nov. 2017

la piedra lunar, 1



“¡No! No salgo aún. Lamento entretenerles de nuevo, pero realmente tienen que conocer la historia de las arenas y la historia de Rosanna, debido a que el asunto del diamante tiene mucho que ver con ambos. ¡Cómo me esfuerzo por llevar adelante mi narración sin detenerme y cómo fracaso continuamente! ¡Pero vamos allá! Las personas y las cosas no dejan de aparecer fastidiosamente en esta vida reclamando atención. Tomémonoslo con calma y abreviemos, y llegaremos muy pronto al nudo del misterio. ¡Lo prometo!

Rosanna (para poner a la persona antes que a la cosa, que no es más que mera cortesía) era la única sirvienta nueva de la casa.  Unos cuatro meses antes del momento sobre el que estoy escribiendo, mi señora había estado en Londres y había ido a un reformatorio en el que intentaban evitar que las mujeres desdichadas volvieran a su mala vida tras haber salido de prisión. La directora, al ver el interés que mi señora se tomaba por el lugar, le señaló a una muchacha, llamada Rosanna Spearman,  y le contó su triste historia,  que no tengo entrañas de repetir aquí porque no quiero afligirme sin necesidad ni a ustedes tampoco. La conclusión era que Rosanna Spearman había sido ladrona,  y al no ser del tipo que levantan empresas en la City y roban a miles de personas,  en vez de robar de uno en uno,  el peso de la ley cayó sobre ella bajo la forma de la prisión y el reformatorio.  La opinión de la directora acerca de Rosanna era (a pesar de lo que había hecho) que se trataba de una muchacha excepcional y que solo necesitaba una oportunidad para mostrarse merecedora de que una mujer cristiana se interesase por ella.  Mi señora (si ha habido una mujer cristiana esa es ella) le dijo entonces a la directora:

—Rosanna Spearman tendrá su oportunidad, a mi servicio.

Una semana después, Rosanna Spearman entraba en la casa como segunda doncella.”

La piedra lunar
Wilkie Collins
Navona, Barcelona, 2016
pág.36-37


11 de nov. 2017

prólogo de borges

“En 1841,  un pobre hombre de genio,  cuya obra escrita es tal vez inferior a la vasta influencia ejercida por ella en las diversas literaturas del mundo,  Edgar Allan Poe,  publicó en Filadelfia “Los crímenes de la Rue Morgue”,  el primer cuento policial que registra la historia. Este relato fija las leyes esenciales del género: el crimen enigmático y,  a primera vista,  insoluble,  el investigador sedentario que lo descifra por medio de la imaginación y de la lógica, el caso referido por un amigo impersonal,  y un tanto borroso,  del investigador.  El investigador se llamaba Auguste Dupin;  con el tiempo se llamaría Sherlock Holmes...  Veintitantos años después aparecen El caso Lerouge, del francés Émile Gaboriau, y La dama de blanco y La piedra lunar, del inglés Wilkie Collins.  Estas dos últimas novelas  merecen mucho más que una respetuosa mención histórica;  Chesterton las ha juzgado superiores a los más afortunados ejemplos de la escuela contemporánea. Swinburne, que apasionadamente renovaría la música del idioma inglés,  afirmó que La piedra lunar es una obra maestra;  Fitzgerald, insigne traductor (y casi inventor) de Ornar Khayyam,  prefirió La dama de blanco a las obras de Fielding y de Jane Austen. Wilkie Collins,  maestro de la vicisitud de la trama,  de la patética zozobra y de los desenlaces imprevisibles,  pone en boca de los diversos protagonistas la sucesiva narración de la fábula. Este procedimiento,  que permite el contraste dramático y no pocas veces satírico de los puntos de vista,  deriva,  quizá, de las novelas epistolares del siglo XVIII y proyecta su influjo en el famoso poema de Browning  El anillo y el libro, donde diez personajes narran uno tras otro la misma historia, cuyos hechos no cambian, pero sí la interpretación. Cabe recordar asimismo ciertos experimentos de Faulkner y del lejano Akutagawa,  que tradujo,  dicho sea de paso,  a Browning. La piedra lunar no solo es inolvidable por su argumento,  también lo es por sus vividos y humanos protagonistas: Betteredge,  el respetuoso y repetidor lector de Robinson Crusoe;  Ablewhite,  el filántropo;  Rosanna Spearman, deforme y enamorada;  Miss Clark, «la bruja metodista»;  Cuff,  el primer detective de la literatura británica.  El poeta T. S. Eliot ha declarado: «No hay novelista de nuestro tiempo que no pueda aprender algo de Collins sobre el arte de interesar al lector;  mientras perdure la novela,  deberán explorarse de tiempo en tiempo las posibilidades del melodrama. La novela de aventuras contemporánea se repite peligrosamente: en el primer capítulo el consabido mayordomo descubre el consabido crimen; en el último,  el criminal es descubierto por el consabido detective,  después de haberlo ya descubierto el consabido lector.  Los recursos de Wilkie Collins son,  por contraste,  inagotables.»  La verdad es que el género policial se presta menos a la novela que al cuento breve;  Chesterton y Poe, su inventor,  prefirieron siempre el segundo.  Collins,  para que sus personajes no fueran piezas de un mero juego o mecanismo,  los mostró humanos y creíbles. Hijo mayor del paisajista William Collins,  el escritor nació en Londres en 1824;  murió en 1889. Su obra es múltiple;  sus argumentos son a la vez complicados y claros, nunca morosos y confusos.  Fue abogado,  opiómano,  actor y amigo íntimo de Dickens, con el cual colaboró alguna vez.  El curioso lector puede consultar la biografía de Ellis (Wilkie Collins, 1931), los epistolarios de Dickens y los estudios de Eliot y de Swinburne.

Prólogo de J. L. Borges a la edición de La piedra lunar

de Emecé Editores,  Buenos Aires,  1946

10 de nov. 2017

borges profesor

La época victoriana. Vida de Charles Dickens. Novelas de Dickens. William Wilkie Collins
The Mystery of Edwin Drood, de Dickens

Lección impartida por Jorge Luis Borges, dentro del curso de literatura inglesa en la Universidad de Buenos Aires,  el lunes 28 de noviembre de 1966.

“Si vemos la historia de la literatura francesa, comprobamos que es posible estudiarla tomando como referencia las fuentes de que se ha nutrido. Pero este sistema de estudio no es aplicable a Inglaterra, no concuerda con el carácter inglés. Como he dicho alguna vez, «cada inglés es una isla». El inglés es especialmente individualista.

La historia de la literatura que hacemos, y que hace la gran mayoría, recurre a un expediente,  cómodo,  que es la división de la historia literaria en épocas: dividir a los escritores, repartirlos en épocas.  Y esto sí puede aplicarse a Inglaterra.  Así que nosotros vamos ahora a ver uno de los períodos más notables que hay en la historia de Inglaterra, que es la época victoriana. Pero la caracterización de ésta ofrece el inconveniente de ser muy extensa. Su duración va del año 1837 al año 1900,  un largo reinado.  Y además nos encontraríamos con que la definición es difícil y riesgosa. Nos costaría, por ejemplo, encuadrar a Carlyle,  ateo que no creía ni en el Cielo ni en el Infierno.  Parecería una época conservadora,  pero el auge mayor del socialismo corresponde a esa época.  Es también el momento de los grandes debates entre ciencia y religión,  entre los que sostenían la verdad de la Biblia contra los partidarios de Darwin. Debemos anotar que,  sin embargo,  hay [entre los defensores de] la Biblia grandes visiones del presente.  La época victoriana se caracterizó por la gran reserva que mostró referente a lo sensual o sexual. Es también por esa época,  en 1855, que Walt Whitman escribe su libro Leaves of Grass.  Es el gran auge del Imperio Británico.  A pesar de eso, varios escritores se mostraron y actuaron sin partidismos: Chesterton, Stevenson, etcétera.

La época victoriana fue una época de debates y discusiones. Su tendencia no fue tan marcadamente protestante. Hay,  por ejemplo,  un fuerte movimiento que nace en Oxford y que propende al catolicismo. La unión de todos estos elementos contrastantes es de difícil definición, pero de todas maneras existe. Todos los elementos son unidos por una atmósfera común pero cambiante,  que abarca setenta y tantos años.

Y en ese período encuadramos a Charles Dickens.  Nace en 1812 y muere en 1870.  Es un hombre que surge del pueblo,  de la clase media inferior.  Su padre era empleado de comercio y muchas veces conoció la cárcel por deudas.  El hijo fue un escritor comprometido,  que dedicó buena parte de su obra a combatir en favor de ciertas reformas.  No podemos decir que Dickens las haya conseguido.  Y quizás esto venga a explicarnos el que se haya perdido tanto en nuestro recuerdo esta calidad de reformador que poseía Dickens.  Él también vivió con el temor de que un acreedor lo enviara a la cárcel por deudas, y abogó por la reforma de las escuelas, de las cárceles,  de sistemas de trabajo.  Pero si la reforma fracasa,  la obra que desarrolla el reformador parece carecer de validez.  Si tiene éxito,  tiene necesariamente que perder actualidad.  Es decir, la idea de que un individuo tiene que vivir su vida,  por ejemplo,  cosa que ahora nos parece un lugar común,  fue en su momento una idea revolucionaria.  Es el caso de Casa de muñecas de Ibsen.

Ahora, el peligro de la literatura social es que no tiene total aceptación. En el caso de Dickens,  la parte social de su obra es evidente.  Fue un revolucionario.  Su infancia fue muy dura. Para esto debemos leer David Copperfield, donde él ha pintado el carácter de su padre también.
Dickens es un hombre que vive al borde de la ruina,  es un deudor vitalicio que posee un extravagante optimismo acerca del porvenir.  Su madre fue una mujer muy buena pero confusa y disparatada en sus acciones.  Él tuvo que trabajar desde niño en un depósito. Luego fue reportero, taquígrafo. Hacía reseñas de los debates de la Cámara de los Comunes pero con mucho mayor realismo que Johnson, que ya hemos visto cómo lo hacía.

Dickens fue un habitante de Londres.  En su libro Historia de dos ciudades, A Tale of Two Cities, basado en la Revolución Francesa, se ve que en realidad Dickens no podía escribir una historia de dos ciudades.  Él fue habitante de una sola ciudad: Londres.

Empezó por el periodismo y llegó a la novela por ese camino. Y al estilo resultante fue fiel,  se mantuvo en él durante toda su vida.  Sus novelas se publicaban por entregas,  en folletín, y su resonancia fue tal que los lectores seguían la suerte de sus personajes como si fueran verdaderos.  Recibió una vez centenares de cartas,  por ejemplo, en que se pedía que no muriera el protagonista de la novela.

Ahora, a Dickens no le interesaba demasiado el argumento, sino más bien los personajes,  el carácter de los personajes.  El argumento es casi un mero medio mecánico para que progrese la acción. No hay una real evolución de carácter en los personajes.  Son los medios, los acontecimientos, los que modifican a los personajes, como ocurre en la realidad. Los personajes que Dickens crea viven en un perpetuo éxtasis de ser ellos mismos. Suele diferenciarlos según dialectos: usa para unos un dialecto especial. Esto es visible en la versión original en inglés.

Pero Dickens adolece de exceso de sentimentalismo. No escribe al margen de su obra. Se identifica con cada uno de sus personajes. El primero de sus libros que logró una gran adhesión popular fue Los papeles póstumos del Club Pickwick, que fue publicado por entregas. Al principio le sugirieron que utilizara ciertas ilustraciones, y a ellas Dickens iba acomodando el texto. Y a medida que escribía el libro iba imaginando caracteres, intimaba con ellos. Sus personajes poco a poco adquirieron vida propia. Así pasa con Mr. Pickwick, que adquiere singular relevancia y es un caballero de carácter firme.  Lo mismo ocurre con los otros personajes.  El sirviente ve ciertas ridiculeces en su amor,  pero llega a quererlo muchísimo.

Dickens había leído poco,  pero entre sus primeras lecturas se contó la traducción del libro de Las Mil y Una Noches y los novelistas ingleses de influencia cervantina, novela de camino,  en la que el hecho de que los personajes se trasladen crea la acción,  las aventuras saltan al encuentro de los personajes. Pickwick pierde un proceso,  lo cree injusto y resuelve no juzgarlo y sufrir la condena.  Su sirviente,  Sam Weller,  incurre en deudas que no quiere pagar y lo acompaña a la cárcel. Es notable la afición de Dickens por los nombres extravagantes: Pickwick, Twist, Chuzzlewit, Copperfield.  Y se podrían mencionar muchos más.  Llegó a hacer fortuna con la literatura,  y la fama.  Su único rival era Thackeray. Pero aun a éste se cuenta que su hija le dijo una vez: «Papá, ¿por qué no escribe usted libros como el señor Dickens?» Thackeray era más bien un cínico, a pesar de que no faltan en sus obras momentos sentimentales.  Dickens era incapaz de pintar un caballero,  pero los hay en su obra. Conoció a la baja y a la alta burguesía íntimamente,  pero no así a la aristocracia que raras veces aparece en su obra.  Thackeray lo hace porque la conocía bien.  Dickens porque se sentía plebeyo.  Estas diferentes circunstancias las debemos hacer destacar: los diferencian.

Dickens recorrió Inglaterra haciendo lecturas públicas de su obra. Elegía capítulos dramáticos. Por ejemplo,  la escena del proceso de Pickwick.  Utilizaba una voz distinta para cada personaje, y lo hacía con extraordinario talento dramático. Los oyentes lo aplaudieron extraordinariamente.  Se dice que sacó el reloj,  vio que disponía de una hora y cuarto,  y que el tiempo de aplausos hizo perder parte de la lectura.  Intentó repetir la experiencia de Inglaterra en los Estados Unidos,  pero allí se hizo antipático. Primero, porque declaró que era abolicionista, y segundo,  porque defendió la causa de los derechos del autor. Él se sintió perjudicado y ofendido porque le parecía absurdo que los editores norteamericanos se enriquecieran imprimiendo partes cortadas de sus obras.  Los norteamericanos pensaron,  por el contrario, que estaba muy mal que él protestara por ese proceder. Así que al volver a Inglaterra publicó American Notes, pero pareció no darse cuenta de que Inglaterra estaba poblada de personajes ridículos,  mientras que los norteamericanos eran una nación nueva,  y atacó [a estos últimos] acerbamente.  Como he dicho,  Dickens gozó de gran popularidad,  se hizo rico por su obra,  y viajó a Francia,  a Italia,  pero sin tratar de comprender a esos países. Buscó continuamente episodios humorísticos que referir. Murió en 1870.  Le interesaron muy poco las teorías literarias.  Era un hombre genial,  que se interesaba a lo más en la ejecución de sus obras.

La estructura de sus novelas hace que sus caracteres se dividan en buenos y malos, absurdos y queribles. Quería hacer un poco lo del Juicio Final en sus obras,  y por eso muchos de sus finales son artificiales,  porque los malvados son castigados y los buenos reciben premios.

Hay dos rasgos para destacar.  Dickens descubrió dos cosas importantes para la literatura posterior: la niñez, su soledad, sus temores.  Esto se debe a su vida,  a la vida a la que fue lanzado desde niño.  En realidad,  no se sabe de cierto sobre su niñez.  Cuando Unamuno habla de la madre nos asombra. Por último, Groussac ha dicho que es absurdo que se dediquen capítulos a la infancia,  que es para él una edad vacía,  y que no se detenga en la juventud y en la adultez.  Dickens es el primer novelista que hace que la infancia de los personajes sea importante.

Dickens descubre además el paisaje de ciudad. Los paisajes eran de campos, de montañas,  selvas,  ríos.  Dickens trata sobre Londres.  Es uno de los primeros que descubre la poesía de los lugares menesterosos y sórdidos.

En segundo lugar,  debemos destacar que le interesó el lado melodramático y trágico, junto con el caricaturesco.  Sabemos por los biógrafos que esto influyó en Dostoievsky, en sus asesinatos inolvidables.  En la novela Martin Chuzzlewit, los personajes hacen un viaje en una especie de diligencia,  uno bajo el poder del otro.  Chuzzlewit ha tomado la decisión de matar a su compañero.  El coche se vuelca.  Hace lo posible para que los caballos lo maten, pero se salva. Al llegar a la posada cierra la puerta [de su habitación y se duerme] pero sueña que lo mata. Atraviesa el bosque y al salir está solo,  no arrepentido:  tiene temor de que al llegar a la casa lo esperará el asesinado. Dickens describe a Chuzzlewit, que sale solo del bosque. No está arrepentido de lo que ha hecho,  pero tiene el temor,  el absurdo temor,  de que al llegar a la casa lo estará esperando el hombre que ha asesinado.

Y luego,  en Oliver Twist,  tenemos una pobre muchacha,  Nancy,  y a esa pobre muchacha la estrangula Bill Sikes,  que es un rufián.  Y luego tenemos la persecución de Bill Sikes. Bill Sikes tiene un perro que lo quiere mucho,  y Bill lo mata porque teme ser identificado por el perro que lo acompaña. Dickens era muy amigo de Wilkie Collins. ¿No sé si ustedes han leído La piedra lunar o La dama de blanco? Dice Eliot que estas novelas son las más extensas de la literatura policial,  y acaso las mejores.  Dickens colabora con Wilkie Collins en unas piezas de teatro que se representan en casa de Dickens.  Y dice Eliot que Dickens debe haber dado a los papeles —porque era un excelente actor— una individualidad que no poseen en la obra. Wilkie Collins era un maestro en el arte de entretejer argumentos muy complicados,  pero nunca confusos.  Es decir, las tramas tienen muchos hilos,  pero el lector los tiene a mano.  En cambio Dickens,  en todas sus novelas anteriores,  había entretejido arbitrariamente los argumentos. Dijo Andrew Lang que si él tuviera que contar el argumento de Oliver Twist y lo amenazaran con la pena de muerte,  él,  que admiraba tanto a Oliver Twist,  iría ciertamente a la horca.

Dickens, en su última novela, The Mystery of Edwin Drood El misterio de Edwin Drood, se propuso escribir una novela policial bien construida,  a la manera de las que su amigo Wilkie Collins,  maestro en el género,  hacía.  Y la novela ha quedado inconclusa.  Pero para la primera entrega —porque Dickens siempre fue fiel al sistema de los folletines;  Dickens suele publicar sus novelas en volumen cuando habían aparecido en folletín— dio una serie de instrucciones a su ilustrador.  Y en una de ellas vemos a uno de los personajes en un capítulo que Dickens no alcanzó a escribir,  y ese personaje no proyecta una sombra. Y algunos han conjeturado que no proyecta sombra porque es un espectro.  En el primer capítulo,  uno de los personajes ha fumado opio y tiene visiones. Y esa visión puede pertenecer a la obra. Y dice Chesterton que Dios fue generoso con Dickens,  ya que le concedió un final dramático.  En ninguna de las novelas de Dickens,  dice Chesterton,  importaba el argumento: importaban los personajes, con sus manías, su vestimenta siempre igual y su vocabulario especial.  Pero al final Dickens resuelve escribir una novela de argumento importante,  y casi en el momento en que Dickens está por denunciar al asesino,  Dios ordena su muerte,  y así nunca sabremos cuál fue el verdadero secreto,  el oculto argumento de Edwin Drood —dice Chesterton—, salvo cuando nos encontremos con Dickens en el cielo.  Y entonces —dice Chesterton—, lo más probable es que Dickens ya no se acuerde y siga tan perplejo como nosotros.

Yo,  para concluir,  quería decirles que Dickens es uno de los grandes bienhechores de la humanidad.  No por las reformas por las cuales abogó y en las cuales logró éxito,  sino porque ha creado una serie de personajes.  Uno puede ahora tomar cualquier novela de Dickens,  abrirla en cualquier página,  con la certidumbre de seguir leyéndola y deleitándose.

Quizá la mejor novela para trabar conocimiento con Dickens,  ese conocimiento que puede ser precioso en nuestra vida, sea la novela autobiográfica David Copperfield,  en la que hay tantas escenas de la infancia de Dickens.  Y después Los papeles póstumos del Pickwick Club. Y luego, yo diría el Martin Chuzzlewit, con sus descripciones deliberadamente injustas de América y el asesinato de Jonás Chuzzlewit,  pero la verdad es que haber leído algunas páginas de Dickens, haberse resignado a ciertas malas costumbres suyas,  su sentimentalismo,  sus personajes melodramáticos,  es haber encontrado un amigo para toda la vida.”




9 de nov. 2017

ella ... i ell

imatge de la representació de l’obra el passat 1 de juliol
 als Jardins del Museu Ca n'Ortadó

              El proper diumenge, 12 de novembre,  els companys de PASSI-HO BÉ TEATRE, posen en escena l’obra de Jean-Pierre Martinez  “ELLA I ELL,  “l’apassionant aventura de la vida en parella. Un recorregut, en clau de comèdia, per diferents escenes de l’amor actual: la primera trobada, la nit de noces, la convivència a la llar, els amics o els veïns, els fills i a feina, els desitjos i les frustracions”

            Si voleu gaudir de la funció, en format cafè-teatre-vermut , a les 13 hores, al pati anglès de l’Ateneu


Donatiu: 5€

8 de nov. 2017

cerdanyola coopera 2017


El dissabte 11 de novembre la plaça Abat Oliba acollirà el Cerdanyola Coopera, una activitat que commemorarà el Dia Europeu de la Solidaritat Local ,  amb l'objectiu de sensibilitzar la ciutadania envers els principis i valors de la solidaritat,  la cooperació,  la diversitat i l'acollida.

PROGRAMA


Actuacions a l'escenari:

A les 11 hores, espectacle infantil: Cooperem o competim?, a càrrec de COMSOC

A les 11.45 hores, taller de dansa africana, a càrrec de Nalle Club

A les 12.30 hores, cant solidari, a càrrec de la Coral Veus Sense Fronteres

A les 13.15 hores, taller de dansa Bollywood, a càrrec de Sat’Atma

A les 14.00 hores, cançons ètniques, a càrrec de Tutumbá Dúo


Durant tot el matí (de 11 a 14.30 hores):

Mostra d'entitats de solidaritat i cooperació, venda d'artesania i comerç just, tast de Cafè Cerdanyola, exposicions i audiovisuals, tallers infantils (tikas i rangolis, scrabble, gimcana, ...), planter antirumors,  a càrrec de l’Institut Diversitas i t astets de Síria i Somàlia, a càrrec del Grup de Suport a persones Refugiades de Cerdanyola-Ripollet

Cerdanyola Coopera l'organitza l'Ajuntament de Cerdanyola del Vallès amb la col·laboració de les oenegés i entitats de solidaritat locals. Hi participaran les entitats ACAU (Associació Coordinadora d'Ajuda Unida), ADIA (Associació pel Desenvolupament de la Infància a l'Àfrica), Alternativa Intercanvi amb el Pobles Indígenes, Creu Roja, Fundació Pau i Solidaritat, Fundació Vicente Ferrer, Grup de suport a persones refugiades de Cerdanyola-Ripollet, Institut de les Desigualtats, Mans Unides, Sonrisas de Bombay, Turó Solidari i Veus Sense Fronteres.